Algo de la historia de Quintana Roo en los hoteles de Cancún

Uno de los estados con mayor fama a nivel internacional de nuestro país es el hermoso estado de Quintana Roo. Y claro, cuando se piensa en Quintana Roo, la imaginación nos lleva directamente a las playas y las fiestas que nos podemos encontrar en los hoteles en Cancún, como el Fiesta Americana. Sin embargo, y a pesar de ser uno de los lugares favoritos para vacacionar de México y el mundo, Cancún no estuvo todo el tiempo como lo imaginamos. No siempre fue el paraíso de playas transparentes y arena más suave que la piel de un bebé. Hubo un tiempo no muy remoto en que Cancún era simplemente una isla con muchos árboles y pantanos.

En realidad, tiene poco más de 50 años de esta imagen que les describo. No había hoteles de lujo, ni playas paradisiacas, ni siquiera un lugar donde vivir la fiesta intensa que se conoce de esta ciudad. En realidad, ni siquiera había Cancún. El lugar era sólo una isla pequeña donde la arena se acumulaba en pequeños montes que medían poco más de 20 metros. No había ni una persona que se parara por ahí, aunque, a decir verdad, no había razón para hacerlo.

Ciertamente, las playas no pueden faltar en una isla. Pero las selvas impenetrables, los pantanos llenos de lagartos y serpientes, eran unos elementos de Cancún que no tenían demasiado interés para las personas. Incluso, ni siquiera el nombre estaba muy claro. Se sabía que se llamaba Kankun, porque era el nombre que le habían asignado los mayas hace siglos. El nombre, que significaba nido de culebras, no estaba muy alejado de la realidad. Sin embargo, nadie sabía cómo escribirlo: Can Cún, Kan Kun o Kakun. Al final, hubo un consenso, y el nombre se estableció, y permaneció, como Cancún.

El plan a seguir

La belleza de Cancún es algo que se logró a base de un esfuerzo continuo. No era una isla bella por naturaleza, así que el hombre tuvo que hacer unos trucos para convertirla en la ciudad con mayor ranking de turismo en México. El plan comienza en 1969, cuando se aprueba un proyecto que permitirá modificar y construir esta ciudad turística. Los ingenieros llegaron un año después al lugar donde tenían que comenzar a trabajar, pero no esperaban que fuera tanto lo que debían llevar a cabo. Para empezar, el Puerto Juárez debía ser unido a través de una carretera a la nueva ciudad. Posteriormente, debían ingeniar un aeropuerto provisional con pista de aterrizaje adecuada, y luego, debían presentar el plan para la adecuación del interior de la ciudad. No pensaron que el trabajo sería tan difícil, hasta que pusieron el pie en Cancún y se dieron cuenta de ello.

Cuando se comenzó a idear el plan para la ciudad, se tenía la idea de que el turismo sería el factor dominante, y que no habría ningún residente permanente dentro del área. Sin embargo, luego se dieron cuenta de que las personas que trabajaran para la industria turística necesitarían algún lugar donde vivir, por lo cual, decidieron dividir en dos polos la ciudad: en el norte, se ubicaría el espacio asignado para que las residencias, hospitales y escuelas estuvieran; en el sur, se encontraría la parte del turismo intensivo, donde no habría forma de que las personas entraran a vivir de forma permanente.

Una vez resuelto ese aspecto, decidieron continuar ideando la ciudad perfecta para los turistas. No te imaginabas que Cancún fuera construida específicamente para ello, ¿no es cierto?

Sin embargo, en la tercera parte del plan, se comenzó a planear la forma de transportación dentro de la ciudad, y fuera de ella. Por ejemplo, el aeropuerto internacional fue situado en un punto donde tuviera una excelente conexión con el resto de la zona, de forma que los turistas pudieran entrar y salir fácilmente.

Todo el diseño estaba ya listo, pero hacía falta la infraestructura de todos los servicios y los edificios que tendrían que ser construidos de cero. Esto se hizo por bloques. En el primero, se abarcaría la zona de Bahía de Mujeres. En el segundo, se empezaría de Laguna de Bojorquez hasta llegar a un lugar conocido como Punta Nizuc. El último bloque empezaría en Punta Nizuc y terminaría con el resto de la ciudad.

Pero para lograr todos los objetivos en tiempo y forma, fue necesario transportar alrededor de 240 hectáreas de arena, lo que equivale a más de 4 mil metros cuadrados. Así, se podría hacer los campos de golf necesarios para entretener a los visitantes, así como ampliar el territorio de la isla, organizándolo de la forma adecuada para que no causara un gran impacto ambiental.

Todos los esfuerzos dieron buenos resultados. Al final, Cancún terminó siendo uno de los destinos más destacados en Latinoamérica, destacando por lugares caribeños como Puerto Rico y Las Bahamas.