Conocí de personas famosas en uno de los hoteles en Monterrey

En realidad tiene poco tiempo que hice una visita a distintas ciudades del norte de nuestro país, y fue justo en uno de los hoteles en Monterrey en los que me hospedé en el que se me ocurrió conocer un poco más sobre esta maravillosa ciudad, por lo que pregunté al personal algunos datos sobre los regios famosos que hayan existido, y sí me dieron algunos nombres que después yo me di a la tarea de investigar para saber a ciencia cierta qué tanto habían hecho.

El primer nombre que me dieron estas personas fue el de un deportista que en realidad es famoso, dudo que haya alguna parte de México en la que no se le conozca, se trata de un luchador y actor que responde al nombre de Blue Demon. Es de llamar la atención como un luchador y actor puede tener tanta fama alrededor de México, y al ver todo lo que hizo en vida, puedo explicarme un poco más fácil el por qué de tanta fama. Blue Demon fue luchador una gran parte de su vida, y uno muy talentoso, ya que en toda su trayectoria como profesional pudo conquistar un total de 5 campeonatos dentro de su división, tres los consiguió de forma local, en México, y los dos restantes ya los logró conseguir de forma internacional. Como actor, Blue Demon también hizo un enorme trabajo, ya que tuvo distintas apariciones en algunas cintas, al igual que protagonizó muchas propias. En total, fueron 25 películas en las que Blue Demon hizo alguna aparición.

Sobre alguno de los empresarios que ayudaron a que esta ciudad fuera lo que actualmente se, me dieron un nombre de la que posiblemente sea la persona más importante que haya nacido en esta ciudad, ese nombre era el de Eugenio Garza Sada.

Ya luego de hacer una pequeña búsqueda además de lo que pude descubrir durante esa visita y estadía en uno de los mejores hoteles en Monterrey, resulta que Eugenio Garza Sada tuvo la enorme fortuna de haber sido el hijo del mismísimo fundador de la Cervecería Cuauhtémoc, que sigue en pleno funcionamiento hasta nuestros días. Como pasa en la mayoría de las familias cuando tienen una empresa familiar, Eugenio Garza estuvo empleado en esa fábrica, pero la fama que se ganó ante toda la nación la obtuvo justamente por haber fundado una escuela, la que se ha logrado posicionar como la más importante de México y una de las que tienen mejor nivel académico en América Latina, el afamado Tecnológico de Monterrey.

Justamente cuando la Revolución Mexicana estaba en su pleno, la familia de Eugenio Garza se vio obligada a abandonar el país debido a los enormes disturbios que azotaban todo México, y posiblemente eso ayudó a que esta célebre persona pudiera lograr todo lo que hizo en vida, pues fue durante su estancia en Estados Unidos que estudió la universidad ahí, adquiriendo una visión que seguramente hubiera sido difícil de conseguir en alguna de las escuelas de México.

Cuando ya se había tranquilizado la situación dentro de México, toda la familia Garza Sada ya volvió a México, y fue entonces cuando Eugenio Garza inició su etapa como empleado en esta enorme empresa, haciéndolo únicamente como un asistente en el área de ventas. Sin embargo, la enorme experiencia adquirida y el conocimiento de sus estudios en Estados Unidos hicieron que pudiera subir de puesto rápidamente, por lo que no pasó mucho tiempo para que ya fuera una parte importante de la empresa dentro del Consejo de Administración.

Tanto Eugenio Garza como todos sus hermanos iniciaron a crecer en temas económicos de una forma bastante veloz, y cuando la década de los años setentas estaba iniciando, esta familia en conjunto ya era dueña de cerca de 80 distintas empresas, siendo también responsables de una generación de empleo brutal, pues en todas esas empresas tenían contratados a cerca de 30 mil personas.

A pesar de todos los enormes logros que tuvo Eugenio Garza Sada como empresario, no es el área por el que más se le reconoce, aunque obviamente sí tiene mucho que ver. La mayoría de la gente en Monterrey reconoce a este empresario más por las enormes labores que hizo para ayudar a la comunidad que por otra cosa, ya que en realidad era un muy buen empresario, pero la gente de toda la zona siempre dice que era mucho mejor persona que empresario.

Cuando aún no era tan exitoso, apenas en la década de los 30, convocó a una reunión con otros empresarios para dar inicio a una organización que se llamó “Club Sembradores de Amistad”. Del mismo modo, Garza Sada ayudó para que se construyera el Cuerpo de Bomberos de la Sultana del Norte, así como las instalaciones de la Cruz Roja de la antes mencionada ciudad.