La prevalencia de las computadoras de escritorio

El mundo tecnológico es un lugar que se renueva con una velocidad vertiginosa, y la aparición de equipos revolucionarios es muy efímera, ya que al siguiente instante se encuentran completamente obsoletos. Esto ha causado que muchos líderes tecnológicos que han marcado su paso por esta industria declaren algunas cosas que podrían parecer verdaderas, pero en un contexto de mayor información, y tomando los factores que siguen siendo decisivos dentro del mundo contemporáneo, estén completamente fuera de lugar. Es cierto que algunos elementos que se han inventado recientemente cada vez vayan teniendo funciones más complejas, al grado que se han llegado a comparar con las computadoras de escritorio, aunque, en realidad, no puede ser así. Al menos, desde mi perspectiva, la cual la justifico con el siguiente listado de razones. Pero antes de empezar, si desean comprar una computadora de escritorio para su hogar o su oficina, les recomiendo entrar a http://revistahp-pyme.fedex.decompras.com/computadoras-de-escritorio/, para conseguir lo mejor que hay en el mercado.

Desde mi perspectiva, existen varias cosas que han convertido a las tabletas, las computadoras portátiles y los teléfonos celulares en buenas herramientas para la vida cotidiana. El principal de estos factores es la portabilidad. Ya que no puedes llevar una computadora de escritorio en el bolsillo, aunque desearía que fuera posible, la facilidad de movimiento y de contacto con estos dispositivos los ha vuelto más o menos necesarios en nuestro mundo actual. Ahora bien, no considero que haya más ventajas que desventajas, al menos, dentro de la comparación con la computadora de escritorio. Entre las principales desventajas se encuentran los precios elevados, la baja potencia de trabajo que pueden alcanzar y también los tamaños reducidos de las pantallas. Si tú eres de los que cree que los PCs van de salida, quiero decirte que no lo veo posible pronto. Y a continuación te voy a decir algunas de las cosas que me hacen afirmar lo que digo.

Ahora bien, creo que el momento en que las computadoras de escritorio desaparecerán todavía está lejano por diferentes circunstancias que he observado a lo largo de mi vida como fan tecnológico. La primera de ellas se trata del aspecto económico. Seamos honestos, al comparar precios de computadoras de escritorio con las portátiles, o incluso con un buen celular inteligente, sale ganando la fija. Muchas veces, la diferencia es tan descomunal que te quedas realmente impactado sobre lo que puede hacer ese equipo, comparándolo en el aspecto computacional. Pero no sólo eso, sino también las reparaciones que se tienen que hacer en caso de que algo deje de funcionar correctamente. Dado que la competencia de los ordenadores se mantiene en tamaños muy pequeños, la ingeniería necesaria para su construcción requiere un poco más de precisión que la de las computadoras grandes, y por lo tanto, el precio aumenta, tanto en mano de obra, como en las refacciones. A mí me ha pasado en un par de ocasiones, en que considero que reparar mi laptop no será muy caro y termino gastando la mitad de lo que tengo ahorrado en ello.

Por otro lado, es necesario discutir algo que no se trata sólo de dinero. Si, por decir algo, tuviéramos la oportunidad de gastar cualquier suma que quisiéramos en algún producto que fuera lo mejor y cumpliera todas las características que requerimos para hacer nuestro trabajo de la mejor forma posible, no invertiríamos en una laptop, ni una Tablet. No todavía, con el tipo de productos que se encuentran en el mercado, al menos de esa especie. Como necesitaríamos algo de la mayor potencia disponible, buscaríamos la que tuviera el procesador más eficiente de todos. Y eso sólo lo podríamos encontrar en una computadora de escritorio. No digo que las computadoras portátiles fueran creadas de mala forma, sino que tienen un fin diferente. Desde el diseño que tienen se puede adivinar.

El procesador funciona con una estrecha relación a la energía que tenga la computadora. Ya que la mayor parte del tiempo se encuentran desconectadas, es deber de las laptops ahorrar la mayor energía posible, para que el usuario pueda trabajar más tiempo. Pero esto también significa un procesamiento más lento, de forma que la computadora no puede ir a su máxima potencia cuando no está conectada. En cambio, las PCs no tienen esta complicación, ya que tienen acceso todo el tiempo a la energía que haga falta para funcionar correctamente. Además, por si esto fuera poco, el procesador fue hecho con una potencia que supera por mucho a las ofrecidas por las computadoras portátiles.

Finalmente, está el aspecto de los videojuegos. Yo no soy un experto en este tema, pero sé que existen portátiles que soportan los videojuegos con los gráficos más elaborados que hay, aunque salen muy caras. También sé que, casi por el mismo precio, una computadora de escritorio elaborada con el mismo fin rendiría mucho mejor que la laptop. Pero eso ya no lo ahondaré, pues creo que ya expuse las ideas más importantes para probar mi punto.