Propuestas de René Escobar para mejorar la educación en México

 

Si queremos un México mejor, hay que empezar por mejorar la educación. René Escobar nos platica al respecto.

De más está decir que en México existe un gran déficit en el sector educativo. No sólo hablamos de los miles de jóvenes y niños que año con año desertan de la escuela, o que bien simplemente nunca han tenido la oportunidad de acceder a una educación digna. Nos referimos a los modelos educativos que han dado como resultado una sociedad conformista, y a la falta de valores que permean cada rincón de la república mexicana.

No se trata de un panorama alegre y, francamente, tampoco muy esperanzador. No obstante, en el México contemporáneo resalta una minoría que se ha abierto camino en términos educativos y profesionales, y que además están interesados por que otros lleguen tan lejos como ellos.

Hablamos de una generación de jóvenes empresarios, activistas y emprendedores que se han dado cuenta que el bienestar se encuentra en el beneficio de todos, y no solamente el personal. Estas personas se han convertido en líderes naturales, con sed de compartir su conocimiento y ayudar a otros.

Entre estos casos de éxito, se encuentra la voz de René Escobar, joven empresario, fiscalista y padre de familia, que si bien tuvo la fortuna de tener grandes oportunidades educativas, no se ha olvidado de aquellos que no la han tenido, y hoy tiene algo que decir.

La educación de René Escobar

Escobar estudió Administración de Empresas en la Universidad Anáhuac. En su alma máter comprendió el verdadero significado de la educación: la transmisión de valores éticos. Desde luego, la formación en casa también es básica, el solo hechos de aprender a compartir, ser bondadoso, honesto y solidario con hermanos o amigos, es la plataforma sobre la cuan se asientan los aprendizajes de la vida diaria.

Aunado a esto, los padres también tienen la tarea de disciplinar en amor a los hijos, un balance que parecer ser difícil de obtener, pero que llevada a cabo de la manera correcta forja adultos responsables, profesionales y exitosos.

“En mi familia nunca faltó nada, la verdad, pero cuando era niño vivía a mitad de muchas restricciones”, recuerda René, quien comenta que sus padres no le daban todo lo que quería. “Ahora veo que eso fue una parte fundamental de mi aprendizaje. Si quería algo, tenía que luchar duro por conseguirlo. Y de ahí partió mi carácter: logro todo lo que quiero, pero a partir del trabajo”.

Por este motivo, para René uno de los renglones más importantes en la renovación educativa en México debe ser la enseñanza de la moral. Eso significa no sólo aprender el camino al éxito, sino también hacia la solidaridad, pues solamente tendiendo una mano al prójimo es como todos salimos adelante. Así sí se mueve a México.