Tips de educación financiera en el hogar

Si a alguien le mencionan la frase educación financiera, inmediatamente se imaginará a personas trajeadas tomando una clase de economía o algo similar que está completamente fuera de la relación o de los intereses que él podría tener. Sin embargo, hay unos cuantos que reconocen que esto se refiere únicamente a la mejor forma de aprender cómo llevar nuestras cuentas personales, entre otras cosas. Así pues, ahorrar puede ser una forma para alcanzar nuestras expectativas y proyectos, a pesar de lo que nos podamos enfrentar en el futuro.

Sin embargo, para ello hace un poco falta de disciplina y de ideas que nos ayuden a poner en claro un principio para nuestro ahorro. Para ello, te queremos compartir unos cuantos tips que te ayuden a poner el ahorro en orden y comenzar desde antes:

  1. Ten siempre presente el ideal de tu vida: ya sea pagar un posgrado, la educación de los hijos, viajar por el mundo, tener una casa propia o cambiar la que ya tienes, existen muchas cosas que se podrían lograr si ahorraras lo suficiente, y en ello debes pensar cuando estés a punto de desistir y de gastarte la quincena completa.

Incluso, puede ser que tu sueño de vida no sea gastar el dinero en un plazo muy largo, sino hacer otro tipo de cosas que están más cercanas a ti, y que te gustaría hacer realidad, como una cirugía, un auto que siempre soñaste, un negocio propio, la jubilación tranquila, o bien, una fiesta para todos tus seres queridos. En fin, las opciones de motivos para ahorrar son muchas.

  1. Para saber lo que tienes que ahorrar, primero debes saber cuánto cuesta todo aquello que deseas. Así, si tienes una meta fija, sabrás que te vas a ir acercando y evitarás frustrarte cuando lo sientas inalcanzable.
  2. Una vez que comiences a ver un poco de dinero, querrás comenzar a gastarlo en todo. No lo hagas. Establece prioridades dentro de tus metas y resígnate a cumplirlas conforme las hayas programado.
  3. Cuando hayas gastado el dinero de una meta, vuelve a verificar cuánto te hace falta para cumplir la siguiente y el resto de las que tengas.
  4. Tener una agenda o una tabla que te permita estar seguro de lo que estás gastando mensualmente, es una buena forma de darse cuenta de cuándo un gasto es necesario y cuándo no. Así, también podrás recortarlos.
  5. Siempre ten presente qué porcentaje de tus ingresos vas a ahorrar. Recuerda que esto debe ser algo completamente inalterable, y que tu presupuesto se debe ajustar a tu dinero sobrante.
  6. Las cuotas fijas ayudarán a que no puedas justificarte de que el mes no te alcanzó. Más bien, fue que gastaste más en cosas que no necesitabas. Evita las cosas impulsivas, especialmente si estás seguro de que no es algo que necesitas por completo, ya que, a la larga, eso podría generar pérdidas muy grandes y que no notarás hasta el final de mes.
  7. El ahorro no es algo que debas comenzar un día y dejar al siguiente. Se trata de un compromiso muy grande y que debes tomar tan en serio como el pago de los impuestos. Por ello es que es recomendable meterlo como un gasto constante dentro del mes, si es que quiere realizar todas sus metas.
  8. A pesar de que se vea muy apretado, lo mejor es que no dejes de ahorrar aunque sea un poco cada mes, y que casi nunca toque esos recursos, si no estaba dentro del plan.
  9. Y si no puedes tener tus ahorros en tu casa, porque te los vas a gastar, lo mejor es que adquieras una cuenta de banco en donde sólo te permitan a acceder a ellos en los plazos en que tú mismo convienes, de forma que te obligues a cumplir.