Una respuesta a cómo administrar mi dinero

Si quieres saber una respuesta a la típica pregunta de cómo administrar mi dinero, te dejo unos tips que te servirán mucho:

  1. Como el nombre lo indica, la administración incluirá que se separen los diferentes datos financieros, ya sean gastos mensuales, gastos variables, ingresos constantes e ingresos variables, entre otras cosas. La mejor opción es que lo organices en fechas, para que sea más fácil localizarlos.
  2. Y si realmente estás en serio con todo esto de ordenar tus finanzas, debes ir al banco y cerrar todas las cuentas que no estés usando y que estén abiertas desde hace mucho tiempo. Nunca puedes saber qué consecuencias tendrá en tu crédito el no estarlas utilizando.
  3. Ahora bien, la sugerencia anterior no es necesaria si sólo cuentas con una tarjeta de crédito. Por ejemplo, mi madre nunca ha querido tener más de una tarjeta y es una la que ha tenido durante toda su vida. En cambio, mi padre, antes de conocerla, gustaba de acumular tarjetas de crédito, por si alguna vez quería comprar algo y no tenía suficiente efectivo para comprarlo. Claro, mi madre le puso en su lugar, para que tuviera un poco más de conciencia económica.
  4. Agarra las riendas de tus finanzas y no gastes lo que no tengas permitido por tu presupuesto. Si hiciste una lista para tu despensa, no compres algo que no esté en ella. Junta los recibos y escribe todo lo que gastaste. Incluso, si no te importa cargar la tarjeta de crédito y estás seguro de que la pagas con regularidad, lo mejor que puedes hacer es hacer tus compras con esa tarjeta, de forma que todos los gastos queden registrados en un solo lugar. Aunque debes prestar atención para ver que no estás pasando tu límite y que lo podrás pagar a final de mes.
  5. Una de las cosas que más me han servido para llevar bien mis gastos, es comprarme una agenda para que pueda anotar cuando llega una cuenta, cuando la tengo que pagar como límite, y cuando la pago. Así puedo acordarme de todos esos datos, en caso de que los necesite para algo.
  6. La tecnología es algo que nos puede ayudar mucho cuando se trata de administrar nuestro dinero. Por ejemplo, si tienes que pagar el agua, la luz, el teléfono y el internet en todos los meses y tu pago suele tener de límite un día específico de cada mes, lo mejor es que programes en tu cuenta un traspaso para pagar dichas cuentas. Así, hagas lo que hagas, no se te puede olvidar, y tampoco te lo puedes gastar, ya que lo habrás apartado específicamente para ese fin. La notificación del pago te suele llegar a tu correo, pero aunque te llegue, yo siempre prefiero entrar a mi cuenta y ver la evidencia con mis propios ojos, porque si hubo algún error en el proceso, puede que no se haya llegado a completar y que te termines retrasando sin darte cuenta. Como sea, eso no toma mucho tiempo.
  7. Una cosa que suele pasarme es que olvido mis contraseñas, por eso hice una base de datos en la que guardé todos los nombres de usuario y la clave de acceso, de forma que no se me revuelva la mente con tanta información, pero tampoco la deje expuesta para más personas.
  8. Por último, yo te recomendaría romper todos tus papeles cuando quieras tirarlos a las basuras. Hay quienes lo hacen a mano y otros que compran una trituradora para ahorrarse el trabajo. La cuestión es dificultar el acceso a tu información, aunque ya sea de tiempos pasados.